El PRD por la democracia y por la libertad

El PRD expresa su absoluto rechazo a cualquier intento por restaurar un régimen autoritario. En tal sentido hace público su desacuerdo con las modificaciones a los artículos 11 y 73 de la Constitución, efectuadas el día de ayer por las bancadas del PRI, PAN, Panal y PVEM en la Cámara de Diputados, las cuales fueron turnadas como minuta al Senado de la República.

 

Ese dictamen, que desde el 23 abril de 2014 había sido aprobado por la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, se presenta como una propuesta para garantizar el derecho a la movilidad de los ciudadanos. Bajo tal supuesto, estos partidos pretenden facilitar la censura y la represión hacia cualquier manifestación en las calles, un derecho que los mexicanos hemos conquistado a lo largo de años de lucha por el respeto a las libertades de tránsito y de expresión y por un país más democrático.

El PRD considera que dicho dictamen es social y políticamente irresponsable, e incluso peligroso para la convivencia democrática, pues sus promotores pretenden convertirlo en un atentado contra las libertades políticas, como se evidencia en la potestad que se le daría al Estado para buscar mecanismos alternativos al ejercicio de las libertades de expresión, reunión y manifestación, y para regularlas mediante una ley general.

El Partido de la Revolución Democrática considera que sería un retroceso social y político que los promotores de tales reformas lograran su objetivo, pues de esta forma estarían cancelando la posibilidad de la consolidación de la democracia en México, y abrirían el capítulo de la persecución y criminalización de la lucha social, como ya sucede en diversos estados de la república.

Es un error social y político porque dicha reglamentación colocaría a la sociedad mexicana ante el riesgo de que cualquier manifestación pacífica sea valorada por el gobierno como violatoria a la movilidad ciudadana, y con tal pretexto emplear la fuerza policiaca, y la represión legalizada.

Hemos dicho que la inconformidad actual de amplios grupos sociales, en especial el juvenil, no se resolverá con la mano dura. Este método puede poner al país en su conjunto en una vorágine de crecientemente protestas.

El Partido de la Revolución Democrática busca una salida democrática a la crisis de los derechos humanos y de justicia. Para ello propone:

1. Respeto absoluto para que los ciudadanos y las ciudadanas ejerzan con seguridad su derecho a la libre expresión, reunión, y manifestación, para lo cual pedimos a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que acompañe todas las manifestaciones públicas para constatar in situ el libre ejercicio de ese derecho constitucional.

2. Adelantar el nombramiento del Fiscal General de la República por parte del Congreso de la Unión para que se haga cargo de las investigaciones, y que se priorice la búsqueda con vida de dichos estudiantes.

3. Que la Cámara de Senadores frene la intención de limitar el ejercicio de la libertad de expresión, reunión, y manifestación. De no hacerlo, estará contribuyendo a que la república entre en un nuevo ciclo autoritario de represión contra las libertades, de incalculables consecuencias.

 

¡Democracia Ya, patria para todos!
Partido de la Revolución Democrática.