PAN Y PRI niegan a los ciudadanos de la Ciudad de México, el derecho a su propia Constitución

  • PAN Y PRI niegan a los ciudadanos de la Ciudad de México, el derecho a su propia Constitución.
  • PRI y PAN en el Senado niegan un salario digno a la clase trabajadora mexicana.

El Partido de la Revolución Democrática rechaza categóricamente el método que emplearon el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN), para sabotear la reforma política del Distrito Federal, ayer en el Senado de la República.

 

De manera irregular e inédita el Senado clausuró sus trabajos sin el reglamentario quórum ante la ausencia de los senadores de estos dos partidos, que se oponen como lo han hecho durante décadas a reconocerles a los ciudadanos del Distrito Federal (DF) sus derechos plenos.

Luego de una larga demanda ciudadana que parte de la concepción de que el Distrito Federal debe ser considerado un estado más de la federación y que el PRD ha defendido desde su inicio se frustro.

El Distrito Federal tiene el derecho de contar con una Constitución que le otorgue el carácter de entidad soberana y con ello, su gobierno pueda ejercer la facultad de nombrar al Secretario de Seguridad Pública y al Procurador de Justicia –que hoy son ratificados por el Presidente de la República-

Con esta soberanía se tendría mayores atribuciones en seguridad pública. El hecho de que se posponga la reforma política del Distrito Federal es un desprecio a los habitantes del Distrito Federal subordinándolos al gobierno federal.

La existencia de un Congreso Estatal con su Constitución Política dará capacidad presupuestaría al gobierno capitalino, para atender con mayor eficacia las políticas públicas , la generación de empleos con obra pública y, los programas sociales con los que hoy ya cuenta la ciudadanía y propiciará el surgimiento de nuevos, atendiendo mejor las causas de la gente.

El otro gran asunto que dejó de atender el Senado de la República fue lo relacionado con el salario mínimo y su desindexación manteniendo, al seno de la Comisión de Salarios Mínimos, el privilegio de los empresarios de escudarse, en el pretexto de pagar menos en multas e impuestos para negarle a los trabajadores un salario digno.

La iniciativa de un aumento sustancial al salario mínimo propuesta por el Jefe de Gobierno del distrito Federal y por el PRD, significa el reconocimiento del derecho a un ingreso digno. Con la desindexación se propiciará que los trabajadores no estén sujetos a otros intereses, más que a satisfacer las necesidades de una familia como se plantea en la Constitución.

El PRD considera que la desindexación permitirá que las cargas impositivas y sanciones administrativas pudieran correr por su propia vía y ubicarse en niveles justos, sin afectar los ingresos de empresarios y trabajadores.

En los últimos 40 años se ha deteriorado el poder adquisitivo del salario mínimo; tanto para dar equidad a los trabajadores como para incentivar el mercado interno.

Por lo que la acción del PRI y PAN de boicotear los trabajos legislativos en el Senado, no sólo se revierten contra de quienes hemos impulsado un salario digno para la clase trabajadora mexicana, sino en contra de las posibilidades de crecimiento económico del país.

 

-0-0-0-0-0-