IV Foro de la Democracia Latinoamericana

 
Participación del secretario de Trabajo y Fomento al Empleo, Carlos Navarrete Ruiz, durante la sesión I: Capitalismo y Democracia: ¿Un modelo en crisis? en el IV Foro de la Democracia Latinoamericana en el Colegio de México.

 
Carlos Navarrete Ruiz: 
Un binomio indisoluble y quizá el debate está en quién tiene el mayor peso. Y cómo evitar que el mercado imponga condiciones de sucesión o de mostración al estado y también cómo evitar llegue a niveles inconvenientes que ahoguen, que impidan el desarrollo del mercado.

Sin embargo (inaudible) en esta transformación de América Latina, las cosas no van bien en sus resultados, regreso a mi argumento original. Dejen darles una cifra de la ciudad donde estamos nosotros, la ciudad de México. 8 millones 600 mil habitantes, la capital de todos los mexicanos. En donde en 1997 hubo alternancia.

El partido gobernante durante 70 años pierde una elección, (inaudible) 67 años en el gobierno. La izquierda empieza a gobernar y ratifica sus triunfos en el 2000, en el 2006 y en el 2012. Llevamos ya 16 años gobernando la capital de México que no es poca cosa. No voy a hablar de lo que hemos hecho bien, pero (inaudible) porque soy funcionario del gobierno de la Ciudad, pero no es el tema.

(inaudible) los índices de acumulación o de los índices de ingreso que tenemos en la ciudad. En esta ciudad el 52 por ciento de los habitantes viven y sobreviven con ingresos de máximo tres salarios mínimos. Alrededor de 6 mil pesos, alrededor de 520 dólares, el 52 porciento.

El 10 por ciento de la población de esta ciudad tiene ingresos de más de 10 salarios mínimos. Por ciento, este 10 por ciento, yo creo que alrededor de 4, o 5 por ciento tiene ingresos mucho mayores y sólo el 38 por ciento de los habitantes tienen ingresos entre 3 y 9 salarios mínimos.

Es decir la desigualdad del ingreso que se refleja en muchas otras cosas más, después de 16 años de izquierda se mantiene. Y eso es un reflejo donde en el país ocurre, pero en el país y no es consuelo, estamos peor. 42 por ciento de población mexicana en la pobreza, con ingresos mucho más debajo de tres salarios mínimos evidentemente. Con condiciones muy precarias de salud, de educación, con situaciones de inseguridad muy graves en muchos territorios.

Entonces esto hace pensar en otros electores y bueno, ¿y para qué sirve la democracia? ¿Y para qué sirven las elecciones? ¿Y para qué sirve la alternancia? Si puedo gobernar un partido u otro u otro y habiendo cambios importantes (inaudible) aquí en la ciudad de México tenemos construida la red de protección social más importante de América Latina. No sé si estoy diciendo una barbaridad, porque no conozco los últimos índices de Brasil. Pero tengo la impresión que aquí en la ciudad de México tenemos un sistema de seguridad social que abarca a 5 millones 200 mil habitantes con los 8 millones 700 mil. (Inaudible)

Y sin embargo la política social de la izquierda en la ciudad de México no ha logrado disminuir la brecha en el ingreso y no ha logrado cerrar esta diferencia entre el 52 por ciento de menos ingresos y el 10 por ciento de más ingresos.

Por supuesta, la política social atempera esta diferencia. No es lo mismo que una familia tenga 5 mil 800 pesos mensuales de ingreso para pagar todo, a que lo tenga teniendo un apoyo para una beca de uno de sus muchachos para que estudie el bachillerato; que la abuelita o el abuelito tenga una pensión de adulto mayor, que tenga acceso a la salud con medicamentos gratuitos, que estén exentos de pagar el transporte público. Que a los niños se les de uniformes escolares gratuitos, que se les de útiles escolares gratuitos, que se entregue desayunos escolares gratuitos en las escuelas públicas.

Todo este conjunto de protección social ayuda a que el poco ingreso se atempere, pero sin duda alguna que es una asignatura pendiente.

Termino diciendo que en México la discusión ya no está en los términos de si la democracia ha cambiado la realidad económica o no del país, sino en otros temas. Qué tanto los estados nacionales se ven impedidos y los gobiernos democráticamente electos se ven impedidos de concretar sus programas por la presencia de poderes (inaudible) que tratan de someter al estado y de intereses que hacen hasta lo imposible por evitar que los gobiernos que se comprometieron con sus electores a una transformación puedan lograr.

(Inaudible) en estos momentos se está discutiendo en la Cámara de Diputados en México el tema de la Reforma Fiscal. Y los empresarios de más altos ingresos están en un grito, porque se les van a empezar a cobrar más impuestos. No les gusta (inaudible) al pagar más impuestos, ser más transparentes y contribuir con la renta nacional. No les gusta.

Andan inventando incluso que ahora son defensores de la clase media para argumentar una oposición a la Reforma Fiscal. Eso es una mentira. Quienes están defendiendo sus intereses son los que durante muchos años vivieron en un paraíso fiscal pagando muy poco o no pagando impuestos y que (inaudible) evidentemente al brecha social.

Por lo tanto, democracia, sistema de elecciones, partidos políticos competitivos, figuras públicas atractivas, tenemos todos una deuda y una asignatura pendiste. Cómo concretarla en mejoras económicas y en mejores condiciones de vida para quienes esperanzadamente, van a votar cada tres años en las elecciones. Muchas gracias.

Pregunta: (inaudible) otorga democracia a la sociedad mexicana y en lo particular el planteamiento de la izquierda actual en México frente a los políticas neoliberales o de libre mercado, ¿cuál es el posicionamiento? Y la segunda pregunta dice que si las políticas de asistencia social en México, las políticas sociales en México, es un poco si ya nos dimos por vencidos en la pobreza o ya estamos hablando más bien de reducirla y no de eliminarla, ¿qué nos podrías decir al respecto? Y lo mismo, un breve comentario también de cierre por favor secretario, muchas gracias.

Carlos Navarrete Ruiz: Cómo no, con todo gusto. ¿Puede haber democracia en un sistema libre local, es la pregunta?, Yo creo que sí. La única respuesta que conozco en sentido contrario es en la Habana, dicen que sin el régimen socialista como el que ellos tienen no hay democracia y que su democracia es la alternativa al concepto mundial de la democracia. Yo creo que también hay que ubicar la democracia en su contexto, así como no podemos hablar de una izquierda en el mundo sino de izquierdas, también habría que pensar que la democracia tiene sus propias particularidades en la sociedad en donde se practica.

Qué bueno que nuestro colega nos habla de las maravillas de la democracia norteamericana, que ahora tienen al país en (inaudible). Difícilmente hoy los Estados Unidos pueden salir al mundo a decir que el modelo democrático norteamericano es el modelo a seguir por todo el mundo. Difícil.

La democracia tiene sus particularidades por el desarrollo de las sociedades, el desarrollo de sus fuerzas políticas, sus tradiciones históricas. En América Latina la tradición caudillista y la tradición de los liderazgos carismáticos es muy fuerte, viene desde la colonia. Tan sólo con las guerras de independencia se construyó en el siglo XIX, trascendió al siglo XX y todavía da chispazos en el siglo XXI, no se puede ignorar.

Los hombres fuertes, los hombres que se comunican con el pueblo directamente cuya concepción, los partidos políticos no son más que instrumentos electorales, pero no son los instrumentos de la democracia. La democracia eran las plazas, donde el líder habla y el pueblo escucha, y el líder instruye el pueblo acata. Eso todavía tenemos en América Latina.

Por lo tanto, cada país tiene características propias y entro a la segunda pregunta. El profesor (inaudible), muchos de ustedes hasta el momento lo conocen bien y lo recuerdan, lo han estudiado, suele decir que las políticas de compensación social aplicadas en diversos gobiernos progresistas en América Latina no han terminado sino consolidando el sistema tan desigual que tenemos en nuestros países americanos. Y en una dura crítica de estas políticas, incluyendo las de Brasil y las de otros países, dicen: la izquierda gobernante en esos países ha terminado por dejar de lado la batalla por la igualdad y han terminado por aplicar la política de compensación que atempera las consecuencias dramáticas y brutales del sistema neoliberal, o del sistema de libre mercado (inaudible). Es la crítica que nos hacen fundamentalmente.

Y uno se pone a pensar a ver (inaudible). En sociedades muy desiguales las políticas de compensación indispensables (inaudible) Son políticas de oxigeno al enfermo grave. Y donde tiene que aplicar una política inmediata y urgente para atemperar, porque en México hay 5 millones de familias que si no tuvieran las políticas de compensación social, no tendrían ni para comer al otro día. Y por lo tanto hay que aplicarlas.

Los adultos mayores también estuvieron en la feria del empleo aquí en el DF, y muchos adultos mayores me decían: gracias por los mil 970 pesos mensuales que nos depositan en la tarjeta, no sirve para resolver el problema de la marginación, pero como ayuda recibir esos cerca de dos mil pesos mensuales, para lo más básico, para lo elemental para un adulto mayor.

El problema no está en las políticas de compensación, el problema está a la hora de tratar de diseñar políticas de transformación, de transformación del sistema económico de fondo. Les quiero decir algo que puede ser muy polémico sobre todo por mis compañeros de la izquierda del PRD en México,

En mí partido algunos personajes hablan mucho del modelo económico alternativo, en el discurso dicen: tenemos que presentar un modelo económico alternativo y cuando uno les dice: muy bien, vamos viéndolo, a ver preséntenlo de una vez. Y todos terminan proponiendo medidas de corrección del modelo, pero no de un nuevo modelo totalmente alternativo de (inaudible).

De verdad, pensadores muy importantes de la izquierda mexicana no han podido descifrar el tema y tampoco tenemos la valentía para decir; pues es que no lo tenemos; (inaudible) porque no existe, hasta ahorita.

El profesor (inaudible) dice que sí existe y hay que escucharlo y atender algunas de sus sugerencias por cierto, un decálogo por cierto de medidas que un gobierno progresista debería de aplicar en las sociedades de América Latina en materia educativa, en producción agrícola, de ingreso, de empleo, (inaudible).

Sólo termino diciendo que las izquierdas de América Latina, todas la que (inaudible) mencionó en su diversidad, en su realidad concreta, tenemos retos fenomenales. ¿Cómo lograr en democracia, transformar las condiciones de nuestros países, y cómo lograr que lo que en campaña se dice, en gobierno se haga? (inaudible) qué quiere decir, con eso termino.

Ahora que estoy en el gobierno de la ciudad he aprendido con los hechos, que cuando se está en la oposición se tienen todas las soluciones a los problemas. Cuando se está en el gobierno, se tienen todos los problemas para aplicar las soluciones. La situación cambia radicalmente.

No es lo mismo protestar frente a los (inaudible) del palacio de gobierno, exigiendo solución a todo, que estar en los escritorios del palacio de gobierno tratando de enseñar políticas públicas para resolver lo que la oposición (inaudible) que es muy fácil de arreglar.

Por eso a quiénes dicen que en México no necesitamos cobrar impuestos, nada más necesitamos disminuir a la mitad el salario de todos, e eliminar (inaudible) automáticamente con eso los problemas de México se arreglan. Habrá dinero para todo. Qué fácil es construir soluciones cuando no se tiene la responsabilidad de un país.

La izquierda en México, las izquierdas en México, ahora vamos a ser cuatro izquierdas en las elecciones del 2015, cuatro izquierdas tenemos retos fenomenales sin duda alguna y que bueno que estemos en contacto con realidades de América Latina para que sepamos que las realidades concretas de todo el país, necesitamos construir nuestras propias respuestas en función de los retos locales que tenemos con nuestras propias sociedades.