Discurso pronunciado por Carlos Navarrete Ruiz durante la sesión inaugural de la 7ª Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del PRD

IMG 1471Carlos Navarrete Ruiz, (CNR): Qué tal, muy buenos días a mis compañeras senadoras y senadores de la República. Saludo con afecto como siempre al jefe de Gobierno, doctor Miguel Ángel Mancera, a nuestro coordinador y vicecoordinadora del Grupo Parlamentario y presidente del Senado todavía, hasta que haya nueva elección. Y a todo el equipo, el staff de apoyo del Grupo Parlamentario.

Siempre es una gran satisfacción podernos reunir con los senadores y senadoras del PRD para evaluar cómo vamos y más al inicio de una legislatura. Están a la mitad del camino, termina una legislatura y comienza otra, y esta 7ª Reunión Plenaria va abordar temas que ya han sido mencionados como parte de nuestra agenda. Pero es una buena oportunidad para hacer también algunos intercambios de información y de puntos de vista y de análisis de la situación política que estamos enfrentando.

Empiezo diciendo que nada es igual en este año a 2012, ni en el mundo ni en México, ni en el Senado, ni en el PRD, ni en el Grupo Parlamentario. Nada más hay que ver cómo empezamos hace tres años, en septiembre de 2012. Hoy el mundo está convulsionado, son factores de carácter mundial las que están sacudiendo a la economía.

Hoy a esta hora, 11:10 de la mañana, ya se prefigura un lunes negro en las Bolsas de Valores del mundo. La Bolsa Nueva York está anunciando que si caen más del 7 por ciento en las transacciones de hoy suspenderá unilateralmente las actividades para tratar de evitar una caída mayor, pero las caídas están en Asia, están en Estados Unidos, están en Europa y está en México.

El mundo se está convulsionando y, como dice una vieja frase mexicana: "Y lo mejor de todo, es lo peor que se puede poner", porque el precio del petróleo no ha terminado su caída. Hoy el precio del petróleo que afecta la economía de Rusia, que afecta la economía de Brasil, de Venezuela y de México, de los países productores en general puede ser peor.

Para efectos, senadores y senadores, de la Ley de Ingresos que van ustedes a discutir, van a tener que ser muy realistas de cómo va a estar el ingreso del presupuesto nacional en 2016, porque si las negociaciones del gobierno norteamericano y del presidente Obama caminan con Irán y las sanciones son levantadas, porque haya un acuerdo de vigilancia internacional sobre las armas químicas, y si Irán queda en libertad de entrar nuevamente al mercado mundial de petróleo, Irán produce el doble de barriles de México, y si se inunda el mercado con el petróleo iraní, todos los analistas evalúan la posibilidad de otro descenso del precio del petróleo que puede llegar a los 35 o 30 dólares en el mercado internacional y eso va a impactar las finanzas nacionales.

La gran pregunta es, ¿y de dónde se va a compensar ese ingreso en México?, porque gasto tiene que haber y todo lo vamos a pedir para nuestros gobiernos estatales, para el DF, para la política social, para la salud, para la educación y nadie puede gastar más de lo que ingresa, a menos que entre a niveles demenciales de crédito, de deuda, que esto ya es otra cosa.

México no es igual tampoco hace tres años apenas, basta ver los índices de crecimiento económico, basta ver la paridad, basta ver los niveles de desigualdad, basta ver los niveles de inseguridad para ver que México no está mejor que en el 2012, tema a tema, por factores internacionales y por factores nacionales.

Yo revisé hace unos días el informe del presidente Peña Nieto el 1º de septiembre del 2014, y pintaba otro mundo y otro México diferente. Parecía que era el gran avance de México con las reformas, con los proyectos de inversión, anunció el Aeropuerto, los ferrocarriles de tu tierra, el Transítmico y el de la Península y el de México-Querétaro y parecía que llegaba la inversión extranjera por miles de millones de dólares y que todo iba ya hacia el crecimiento y hacia el desarrollo de México. Un año después, lo vamos a escuchar dentro de unos días en el informe, el panorama es adverso, es altamente preocupante, México no es el mismo.

El Senado mismo y el Grupo Parlamentario, veía a los asistentes aquí y recordé la instalación de la Plenaria a finales de agosto del 2012, y no somos los mismos, no somos del mismo número. La izquierda se ha fracturado como nunca en su historia, y esto ha impactado al Grupo Parlamentario.

Hoy senadores que fueron elegidos por la vía del PRD están en otros partidos o de independiente. Hoy otra compañera fue invitada por el doctor Mancera al gabinete y su suplente no es del PRD. Hoy hay movimientos en el Senado y hay movimientos en el Grupo para iniciar la nueva Legislatura y hay una situación de retos sin duda alguna complicados en el país.

Pongo un ejemplo de los muchos que ustedes van a ver, Miguel, Dolores, compañeras y compañeros, el tema de la Reforma Hacendaria. ¿Qué hace un país cuando se le caen los ingresos petroleros, que esa es una parte muy importante de su presupuesto? ¿A qué recurre? ¿A los recortes? Mala salida. ¿A la deuda? Peor salida, también mala y además más difícil, porque ya hay límites, los límites los tienen ustedes para autorizar los niveles de endeudamiento.

La Reforma Hacendaria debe ser revisada, sí, pero les quiero poner un punto de referencia, hay que revisar los impactos en la clase media, hay que revisar los impactos en los micro o los pequeños empresarios, los pequeños contribuyentes, pero ojalá no caigamos en la tentación de la presión de revisar en conjunto la reforma para una contrarreforma.

Dolores lo decía con claridad, como nunca nuestro país tiene altos niveles de desigualdad, y uno de los instrumentos fundamentales de un Estado nacional para abatir los niveles de desigualdad es incrementar los impuestos de los de mayores ingresos para disminuir los de menores ingresos.

Ya sé que hay el 1 por ciento de la población del país que está muy molesta porque ahora paga hasta el 35 por ciento de Impuestos sobre la Renta y quisieran una regresión, y hay argumentos que ellos tienen: "En tiempos de crisis no hay que cobrar impuestos", "hay que facilitarles a las empresas", "hay que facilitar la reinversión", "hay que bajar el cobro de impuestos", "un gobierno que cobra demasiado".

Cuidado, ese es el discurso de la derecha en el mundo, es el discurso de los republicanos en Estados Unidos, es el discurso de quienes creen que el gobierno tiene que disminuir su gasto y su inversión para que los privados puedan tener mayores ingresos para invertir. No.

En el mundo la visión progresista es la que incrementa el Impuesto sobre la Renta a empresas y a personas físicas de altísimos ingresos, y en México el 1 por ciento, no el decil10, el 1 por ciento de la población está concentrando el 25 por ciento de la riqueza nacional, el 25 por ciento. Y son los que tienen ingresos de millones y millones de pesos por año, empresas y personas físicas.

Y desde nuestro punto de vista en el PRD, deben pagar altas tasas del ISR, igual la consolidación fiscal que ya lo logramos atemperar, igual los mecanismos de traslación de ganancias que permitían la evasión y la elusión y que disminuía la captación fiscal del gobierno.

Revisar la Reforma Hacendaria, sí, sólo lo que afecta a pequeños contribuyentes y a sectores de clase media. A los de altos ingresos el PRD debe decir: "No, no", porque además, combinado con la caída del ingreso petrolero, sería suicida para el Estado mexicano disminuir sus ingresos vía fiscales perdonándoles las tasas a los de más ingresos en el país. Son temas que el Grupo Parlamentario va a tener que discutir.

El PRD tampoco es el mismo, ¿eh? Hace tres años veníamos de una exitosa campaña presidencial, volvimos a quedarnos en el segundo lugar del resultado electoral, una fuerza importante, 16 millones de votos del conjunto de la izquierda en 2012, y sin embargo pasamos por muy malos momentos en materia de unidad, muy malos.

El PRD ha evaluado esto en su Consejo Nacional, su máximo órgano de dirección. Ha nombrado una comisión de diálogo para buscar por lo menos mecanismos básicos de intercambio de puntos de vista, sentarnos en la misma mesa a discutir las cosas, y no va a ser fácil, las resistencias son muchas, los agravios se han acumulado, las visiones de cada quien caminan por rumbos diferentes, la perspectiva electoral divide a los partidos de izquierda que hoy por hoy han logrado construir una tendencia electoral de 29.5 por ciento del electorado, en elección intermedia. Nunca lo habíamos tenido, nunca.

Siempre en la elección intermedia había una baja de la votación de la izquierda en su conjunto, y hoy tenemos casi la misma votación que el PRI, pero con una dificultad grande: estamos divididos entre cuatro, y los porcentajes separados nos hacen perder peso político e influencia, mientras que el PRI consolida su alianza permanente con el Verde y con el 36por ciento o 37 por ciento está logrando 250 diputados en la Cámara y está creando condiciones propicias para en el 16 y 17 derrotar a la oposición dividida cada quien en su trinchera.

El PRD está en un proceso de transformación, todavía muchos hacia afuera y algunos hacia adentro ven con escepticismo el proceso. Creen que es una maniobra, piensan que es un movimiento distracto que no quiere ir al fondo de las cosas. Y no, compañeras senadoras y compañeros senadores, les quiero dar la garantía de que en el PRD hay un proceso de revisión autocrítica de lo que hemos venido haciendo para reorientar la actuación de nuestro partido en sus gobiernos, en sus grupos parlamentarios, en su vida orgánica y en su participación electoral.

El PRD es un partido que ustedes representan en el Senado de la República, tercera fuerza electoral, pese a todo, con 4,350,000 votos de mexicanos que nos volvieron a dar su confianza, con cientos de dirigentes que son gobernadores, presidentes municipales, diputados locales, diputados federales, senadores y senadoras de la República, regidores de ayuntamientos, somos una fuerza que tiene responsabilidades con el país sin duda alguna.

Y en esta siguiente etapa vamos a requerir un giro en nuestro comportamiento electoral, y lo quiero decir aquí en el Grupo Parlamentario, el Consejo Nacional ha aprobado un plan de nueve puntos que inducen, que señalan el rumbo, falta detallarlos, falta aterrizarlos, falta hacerlos más coherentes con otros planteamientos, pero hay una decisión de caminar en nueve puntos, en muchos temas, el primero de los cuales es la posición política del PRD frente al gobierno que conduce el país, y es un tema que tenemos que platicar conjuntamente con ustedes y con los diputados federales.

¿Qué comportamiento debe tener el PRD en los próximos tres años después del primer trienio de este gobierno que está frente de México? Y hay una caracterización, el PRD tiene que anclarse en una posición claramente de izquierda opositora, claramente de izquierda opositora. Estar cerca o parecer que estamos cerca de la conducción de este gobierno debilita nuestra posición frente al electorado, no contribuye con el país, nos quita autoridad para poder señalar un conjunto de medidas que México requiere, y el PRD tiene que hacer una revisión de su comportamiento, de su discurso y de sus propuestas sin que nadie nos acuse de que nos vamos a una izquierda irresponsable, una izquierda del no permanente, una izquierda no constructora, y no. Hemos acreditado que somos una izquierda que propone, que construye, que debate, que entra a los temas, pero claramente ubicados en una posición política.

Y esa posición política tiene varias facetas: los senadores y diputados, senadoras y diputadas. Yo sé que las Cámaras son el espacio de la negociación política, aquí se reciben iniciativas, se debate, se negocia, se hace comparecer a gabinete, se mandan mensajes, se proponen adiciones, se trata de buscar mayorías, y cuando no se logra se vota en contra. Es el espacio de la negociación y debe seguirlo siendo, pero el PRD va a pedir a su Grupo Parlamentario en el Senado una actitud claramente definida con esta línea política que el Consejo Nacional aprobó.

Para decirlo con claridad, el PRD tiene que virar para mirar y escuchar primero a sus electores, a los que votaron por nosotros, y luego a los millones de mexicanos inconformes con la conducción de este gobierno, claramente críticos, molestos e indignados por todo lo que el gobierno ha venido haciendo o ha dejado de hacer.

Tenemos que volver a escuchar con atención a la gente que busca alternativas diferentes para que el PRD sea una alternativa en el futuro. Tenemos que hacerlo, es un imperativo para nosotros. Y ustedes vienen de entidades, pulsan el ánimo social, olfatean el ánimo de la gente, saben cómo está la situación en el país y eso tiene que reflejarse en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados.

Finalmente, estamos en un proceso de renovación del comportamiento político y de otros ocho temas que no voy a detallar, ya habrá tiempo de que nos reunamos para platicar ese tema, pero en este nuevo comportamiento el PRD requiere de sus brazos legislativos, de su Grupo Parlamentario en el Senado y de su Grupo Parlamentario en la Cámara de Diputados.

Como nunca requerimos que la representación legislativa vaya acorde con el planteamiento partidario aprobado en el Consejo Nacional. Ustedes representan al electorado que votó por el PRD en 2012 y hoy siguen representando al electorado que votó en el 2015, los millones de mexicanos que votaron por nosotros, y tenemos que acondicionar, orientar nuestro discurso en las Cámaras, en la lucha política y en la lucha electoral, y el 2016 vamos a la disputa en 13 estados, 12 gubernaturas, y tenemos que ponernos de acuerdo cómo somos más eficientes y con candidaturas más competitivas para que el PRD presente alternativas que impidan una restauración que viene caminando desde el partido gobernante y su aliado para arrasar las gubernaturas en 2016 e ir sobre el 2018, y eso nosotros tenemos que impedirlo.

Por eso, compañeras y compañeros senadores y senadoras, les quiero pedir un gran esfuerzo en esta segunda etapa. Suele pasar, y lo digo por experiencia, que la segunda legislatura afloje la intensidad del Grupo Parlamentario, ocurre en cada Senado. El primer trienio es de mucha iniciativa y en el segundo a veces la composición del grupo, muchos están viendo ya las gubernaturas, las candidaturas locales, traen agendas específicas naturales, y eso aquí en el Senadono en el Grupo, en el Senado, aquí es semillero de gobernadores evidentemente, siempre lo ha sido, y esto hace que la segunda legislatura haya a veces dispersión en los temas, y hay que afinar los temas.

Aquí hay una lista que el doctor Mancera y Miguel Barbosa señalaron de la agenda prioritaria, vamos a seguir siendo muy solidarios con nuestros gobernadores y con el jefe de Gobierno, hay que negociar intensamente el trato para nuestros gobernadores y para la Ciudad de México, hay que sacar adelante la Reforma en el Distrito Federal, hay que retomar el tema del salario mínimo, que hoy por hoy es mucho más urgente que antes.

El tema de la desigualdad en el país no lo vamos a resolver dándole más millones de pesos a los programas para que entreguen más despensas, ni tampoco pantallas a cambio del voto amarrado, no. El empleo, el salario, el incremento del ingreso al bolsillo de los trabajadores es fundamental, como se ha demostrado en el mundo, para reducir los niveles de desigualdad.

En América Latina hay ejemplos muy claros de ello, Brasil, Bolivia, Uruguay, Chile, Ecuador, de cómo la pobreza y la desigualdad disminuyen en la medida en que el salario se ha ido incrementando, y por lo tanto las ganancias se distribuyen entre la masa trabajadora de otra manera, y esta iniciativa vino del Distrito Federal y no podemos dejarla circunscrita aquí, hay que retomarla, relanzarla, presentarla en nuestras discusiones, convencer, construir mayorías para que esto funcione, es una obligación esto.

Termino diciendo por lo tanto que nos vamos a ver unos días más. El 17 de septiembre empieza el Congreso Nacional, el 19 de septiembre el Consejo Nacional elije una nueva Dirección, así lo hemos decidido, una elección adelantada, el 19 de septiembre, el sábado por la noche elegiremos presidente o presidenta, secretario o secretaria general, la totalidad del Comité Ejecutivo Nacional y de sus órganos autónomos, y a partir de ahí habrá un proceso de renovación por lo menos en 14 estados de la República donde tenemos que ir a fortalecer la presencia partidaria, y en los 13 estados con elecciones que hay que atender desde septiembre ya de inmediato.

Por lo tanto, compañeras senadoras y compañeros senadores, un enorme gusto acompañarlos. El PRD tiene cifradas esperanzas en su Grupo Parlamentario aquí, hay temas de la mayor importancia. Requerimos que el PRD tenga voz, tenga influencia, tenga conducción en el Senado; que aquí se manden mensajes nacionales, que aquí el PRD también sea parte de esta renovación y sea parte de este relanzamiento de su propuesta política.

Un PRD más enérgico, un PRD más claramente diferenciado. Un PRD escuchando a la gente para reflejar lo que la gente está pensando y queriendo aquí en la tribuna de las comisiones. Un PRD responsable, que proponga y que plantee alternativas, pero también muy puntual en los señalamientos, en las críticas y en su actitud opositora.

Somos un partido que tiene responsabilidades con México y tiene responsabilidades con nuestros electores, no se nos olvide eso. Representamos aquí a millones de mexicanos, que pese a todo, pese a las adversidades, pese a los ataques, pese a todo, el 7 de junio llegaron a la casilla, tomaron la boleta y cruzaron: PRD, y eso nos ha dado cerca de 12 por ciento en los votos.

Seguimos siendo un partido responsable gobernante, gobernamos cuatro estados y la Ciudad de México. Perdimos Guerrero, ganamos Michoacán. Seguimos gobernando con cuatro gobernadores y con un jefe de Gobierno, y a ellos hay que respaldarlos, hay que acompañarlos, hay que ayudar a que hagan buenos gobiernos con resultados. Y en el Senado estoy seguro de que hay buenas condiciones para que este Grupo en su composición actual relance su propuesta legislativa, defina su propuesta política, ayude al partido, a varios de ustedes les vamos a pedir que se incorporen las tareas orgánicas en regiones, en campañas locales importantes. Espero tener una buena respuesta cuando se les invite para esto y que el PRD siga siendo una esperanza y una alternativa para una parte muy importante de la población que está soñando con un México diferente que nosotros tenemos que contribuir a que se haga realidad, felicidades. ¿Yo inauguro? Bueno, si se ponen de pie si fueran tan amables.

Este 24 de agosto de 2015 me es muy satisfactorio declarar instalados los trabajos de la 7ª Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en el Senado de la República. Sé que trabajarán intensamente hoy y mañana y estarán listos para iniciar en septiembre esta segunda legislatura de su periodo, para lo cual les deseo en mayor de los éxitos. Muchas gracias, compañeras senadoras y senadores.

0-0-0