DISCURSO DE CARLOS NAVARRETE AL INAUGURAR EL CURSO NACIONAL DE FORMACIÓN POLÍTICA EN PLANEACIÓN Y SEGUIMIENTO.

CNR15DISCURSO DEL PRESIDENTE NACIONAL DEL PRD, CARLOS NAVARRETE RUIZ, AL INAUGURAR EL CURSO NACIONAL DE FORMACIÓN POLÍTICA EN PLANEACIÓN Y SEGUIMIENTO.


ERICK VILLANUEVA: Quiero en primera instancia darles la bienvenida a los presidentes estatales, a los secretarios, a los secretarios de los Comités Ejecutivos Estatales, algunos presidentes de Comités Municipales y desde luego a todos los asistentes a este evento.

Nos acompañan el día de hoy los secretarios Mary Telma Guajardo Villareal, secretaria de Políticas y Alianzas, Juan Hugo de la Rosa García, secretario de Organización, Rosario Rosales Sánchez, secretaria de Finanzas. María Iliana Cruz Pastrana, secretaria de Formación Política, José Guadarrama Márquez, secretario Electoral y desde luego nuestro presidente nacional, Carlos Navarrete Ruiz.

Como vamos a tener dos días de trabajo intenso, ya debemos de arrancar, sin mayor preámbulo le voy a dar el uso de la palabra a nuestro presidente nacional Carlos Navarrete Ruiz.

CARLOS NAVARRETE RUIZ: Compañeras y compañeros muy buenos días.

Un enorme gusto de saludarlos, aquí hay dirigentes estatales hombres y mujeres valiosos cuadros del partido, dirigentes de la República y saludar a mis compañeras y compañeros secretarias y secretarios del Comité Ejecutivo Nacional.

Vamos a trabajar tres días en este curso nacional de formación política, enfocada particularmente a la planeación y al seguimiento.

Con la cantidad de trabajo que tenemos en el país, en el Comité Nacional, en los Comités Estatales, en los grupos parlamentarios podría parecer a primera vista como raro, o una pérdida de tiempo concéntranos aquí durante tres días, jueves, viernes y sábado.

Habiendo tantas actividades en los estados, se han instalados los 32 Consejos Estatales, se han elegido las direcciones estatales, para unos 80 por ciento de instalación de Consejos Municipales en el país.

Este fin de semana al 14 vamos a terminar el cien por ciento de la instalación de más de mil 100 Comités Municipales en el país, se dice sencillo, pero son miles de dirigentes que están siendo elegidos en los niveles territoriales de los municipios.

Se está preparando el registro de precandidatos a diputados federales que empieza el 14 y termina el 18 de diciembre, se están buscando candidatos a presidentes municipales y diputados locales en 17 estados de la República.

En el Distrito Federal nos preparamos para elegir 16 candidatos y candidatas a Jefes Delegacionales y a diputados locales también, hay 9 estados de la República que están preparando sus campañas de gobernador y todo esto se da en medio de un clima en el país que necesitamos analizar conjuntamente.

Bueno, si hay tanto trabajo para qué nos concentramos aquí tres días y es justamente por eso, porque hay tantas responsabilidades y tanto trabajo por hacer, que necesitamos planear muy bien nuestra ruta diciembre- junio de 2015.

Hay que tener claro cuáles son las tareas del momento, hay que definir bien responsabilidades nacionales, estatales y municipales, hay que ir a una campaña que no se va parecer a ninguna de las que hemos tenido en las elecciones intermedias desde 1991.

Porque esta campaña tiene características especiales, y necesitamos distribuir responsabilidades en las metas, en los objetivos y necesitamos construir mecanismos de seguimiento y evaluación de las metas que lleguemos a trazar.

Por lo tanto les valoró muchísimo, les agradezco el esfuerzo que han hecho de estar aquí, sé que no es sencillo, parar un dirigente del PRD 3 días encerrado en una reunión en una hazaña, francamente, porque el activismo es lo que nos caracteriza a nosotros.

No nos alcanza el día para reuniones, encuentros, recorridos, visitas, asambleas, mil cosas, estoy seguro que todos ustedes tienen una agenda tan intensa como la que tiene el Comité Nacional.

Pero déjenme hacer una reflexión breve. ¿Cuál es el momento que caracteriza al país? Los hombres y mujeres que estamos al frente del PRD en todos los niveles, necesitamos tener el olfato muy aguzado, y los oídos muy abiertos, y los ojos muy escrutadores, para buscar cuál es el momento que vive el país.

Porque cuando un partido y sus dirigentes no logran olfatear, qué está ocurriendo en la sociedad, entonces, nos podemos equivocar gravemente en cuál debe ser el comportamiento del partido a unos días, 60 días, 70 días de que empiece la campaña electoral, y este es el tema que quiero reflexionar junto con ustedes.

El país cambio en 60 días, es lo primero que tenemos que reflexionar, no solamente de su percepción y el diálogo, cambió en el estado de ánimo social, cambió el comportamiento del gobierno, cambió en el ánimo de la sociedad, cambió en las calles, cambió en las escuelas, cambió los centros de estudios, cambió los medios de comunicación, cambió los partidos políticos y tenemos que asumirlo claramente.

El primero de septiembre Enrique Peña Nieto dio su segundo informe de gobierno, ¿Qué informó? El éxito de las reformas, un informe de optimismo desbordado, vivió el momento de México, ya hicimos las reformas ya estamos preparando la apertura a las inversiones extranjeras, ya están metidos muchos inversionistas del mundo en materia energética vienen a invertir en perforación, explotación en la extracción del crudo.

Hay lista de espera para proyectos grandes de infraestructura en el país, vamos a construir trenes rápidos, vamos ampliar la red de carretera, vamos a detonar la economía del país, terminamos 2014, terminando las reformas y llegó el momento de empezar a caminar en un ritmo de crecimiento, de inversión, de empleo, de mejores condiciones de vida, México es un país respetado en el mundo hoy, admirado e incluso envidiado por las reformas que hemos hecho, ese fue el mensaje del primero de diciembre.

25 meses después, el 26 de septiembre por la tarde noche ocurrió algo, que en los primeros días nadie teníamos conocimiento de la magnitud de lo que había pasado ahí, largos 8 días pasaron, para que el país, el gobierno y nosotros tuviéramos plena conciencia de qué era lo que había sucedido en un municipio de Guerrero.

La primera reacción del gobierno fue pues es un asunto del gobierno del estado, que asuma su responsabilidad y que atienda esos temas, el gobierno federal no se va a meter, ahí ayudaremos eh, pero el gobierno de Guerrero tiene que asumir sus responsabilidades en los municipios de su estado.

Pero 8 días después, el 5 de octubre el horror, la información empezó a fluir y del 5 de octubre al 5 de diciembre dos meses, solamente 2 meses el país lleva una (inaudible) campaña.

¿Qué tenemos hoy compañeros después de dos meses? México está en el mundo, en las primeras planas por dos razones fundamentalmente, pero el horror que al mundo le provoca el que hayan desaparecidos 43 jóvenes, que no han sido encontrados todavía, más otros que han sido asesinados, en un municipio de un estado de México.

Y hoy el tema está en todo el mundo, como la marca de México, la impunidad, la violencia, la irritación y derivado de eso las manifestaciones públicas, que por cierto, tienen un carácter diferente a las manifestaciones convocadas los últimos 27 años por los partidos políticos.

Las manifestaciones de hoy, no las encabeza ningún partido, las manifestaciones de hoy no tienen tintes partidarios, ni ideológicos, las manifestaciones de hoy se convocan por redes sociales, los medios cubren a los miles de manifestantes en las calles de la Ciudad de México y de (inaudible) ciudades más.

Salen oficinistas, salen profesionistas, salen madres de familia, salen trabajadores del Estado, salen estudiantes, se suman jóvenes, sin una organización nacional estructurada, espontáneamente a decir lo que sienten, lo que ven a plantear exigencias enérgicas.

Y por cierto hay que decirlo también, que en el centro de las demandas y de la lucha y de las exigencias es al gobierno de la República y al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, paso de la gloria de la reformas al infierno de la protesta social, en dos meses, apenas en dos meses.

Pero también hay un reclamo condensado ¿Por qué razón? Porque en medio del conflicto del tema generado en Guerrero afloró un cáncer que México tiene y que por conocido ya no era noticia, pero que ahora se ha colocado en el primer plano.

El tema de la corrupción endémica que tiene nuestro país, desde hace décadas y décadas, construir este sistema y no se nos olvide, por el partido que hoy regresó a gobernar el país, el PRI de 1929 hasta el 2000 y ahora que regresó al gobierno en el 2012, ha venido construyendo un sistema de corrupción generalizado en el gobierno de la República, que hoy ha brotado como un pozo de aguas negras.

Porque un tren que estaba licitado para empezar a construirse el año que entra entre México y Querétaro, de miles de millones de pesos que había ganado una empresa China con una sociedad con empresas mexicanas, un día de la noche a la mañana, de las 12 del día que el Secretario de Comunicaciones y Transportes estaba definiendo el proyecto a las 8 de la noche fue abruptamente cancelada la licitación.

Por cierto, ayer se dio a conocer el monto de la indemnización que hubo que pagar a la empresa de China, 16 millones de dólares fue lo que le costó a México el pago de la cancelación de la construcción del tren, 16 millones de dólares, ¿por qué se canceló, qué es lo que dio la cancelación, si tenían meses preparando el proyecto compraron los terrenos, expropiaron lugares, vieron costos, establecieron el proyecto, tenían todo para arrancar el año que entra, por qué se canceló?

Porque de pronto surgió una información de que la empresa Higa, la empresa Higa que después supimos era la constructora favorita del gobierno del estado durante todo el sexenio de Peña Nieto, en el Estado de México, la que tuvo contratos por miles y miles y miles de millones de pesos en asociaciones público privadas, era la empresa socia de la empresa China que iba a tener el mayor contrato de su vida de más de 50 mil millones de pesos en el tren México Querétaro y ¿qué tenía que ver esta empresa, por qué si era contratista, (inaudible), no es contratista del gobierno federal, cuál es la diferencia?, la diferencia era una casa, la construcción de una casa, una casa como la del corrido de Óscar Chávez no, más o menos, una casita con jardines y alberquita y calefacción central, en el corrido, una mención de más de 7 millones de dólares.

Y ¿quién construyó esa casa?, una empresa y ¿a quién se la construyó?, a la esposa del presidente y ¿qué empresa es esa?, la empresa preferida del gobierno del Estado de México y la empresa socia, la empresa China.

Y entonces al fenómeno de Guerrero, a la indignación, al coraje, al dolor, a la exigencia pública, se lo coloca un nuevo tema que toca directamente al presidente de la República y a su equipo y a sus secretarios y a su gabinete y a su secretario de Comunicaciones y Transportes y brota, de pronto, con estos dos elementos, se condensan años de malestar, de indignación, de coraje, porque la economía no crece, porque no hay empleo, porque el gobierno no funciona, porque la gente vive igual o peor que hace unos años, se condensa violencia, jóvenes desaparecidos, incapacidad del gobierno con corrupción, no abajo, no en medio, no en el gabinete sino en la cabeza del gobierno mexicano.

Y eso ha generado una sensación de hartazgo, fue como una gota de anihila lanzada en un estanque, que esa gota ha empezado a ser un círculo concéntrico y ampliándose en el estanque. Y hoy México tiene un clima social y una indignación que no solamente se concentra en las plazas, en las marchas y en las protestas que está en los centros de estudio, públicos y privados, que está en los restaurantes, que está en los centros públicos, que está en los cafés, que está en la conversación de las familias, unos salen a la calle a exigir sus demandas, otros lo ven por la televisión, otros lo escuchan por la radio, otros lo ven en la prensa, pero una característica es un reclamo social hacia los partidos y hacia los políticos, en particular, todos, incluyéndonos nosotros, incluyéndonos nosotros.

Ya sabíamos que la política no estaba muy prestigiada en el país, lo decían todas las encuestas, ya sabíamos que los políticos no eran, no somos, no éramos de los más prestigiados en el ranking de la sociedad mexicana, lo decían todas las encuestas, pero hoy estamos peor que nunca, la gente tiene una incredulidad sobre los partidos y sobre los políticos de todas las tendencias, de todos los colores y dicen: todos son iguales, absolutamente iguales.
Hay un hartazgo y eso tenemos que entenderlo, primero no ocultarlo, primero no hacer como que no sabemos, como que no sentimos, porque hay que estar frente a ello, es la pregunta, que hay que estar frente a ello.

Primero reconocer al fenómeno compañeros, hay que reconocer el fenómeno, yo sé que no es lo mismo la ciudad de México que Tabasco o que Tijuana o que Tamaulipas o que Mérida o que Veracruz o que Oaxaca, cada estado tiene características diferenciadas, somos un mosaico, nunca, como ahora, está claro que somos un mosaico social, político, racial, cultural, económico (inaudible) Chiapas (inaudible) en muchos sentidos, pero son parte de nuestro país y entonces un(inaudible) local de lo que está pasando, lo que hay que hacer: Primero, reconocer el nuevo fenómeno y atenderlo y hay algo que quiero decirles, necesitamos recuperar la vena perredista, necesitamos recuperar nuestra tradición de lucha, necesitamos abandonar la comodidad en los cargos para regresar a lo que hemos hecho o habíamos desde 25 años, necesitamos (inaudible), interno del PRD el básico para la planeación, para la programación de tareas, para ubicar los objetivos y una vez ubicado esto, necesitamos revincularnos con la población, llegó el momento, o lo hacemos o seremos arrasados igual que el resto de los partidos políticos por la falta de credibilidad ante la sociedad, ante la gente.

Requerimos por lo tanto compañeros darle una cimbrada al partido, esto tiene pasos, con quién tenemos que revincularnos en primerísimo lugar, con los nuestros, con nuestros afiliados, los afiliados no son fantasmas compañeros, son hombres y mujeres de carne y hueso, con nombre y apellido y con domicilio y con credencial de electoral y con una historia.

Nuestra gente, nuestros afiliados, están ahí en el territorio, en todo el país, en el D.F. más, en el Estado de México más, en Guerrero, Michoacán, pero también en los estados del norte aunque seamos menos, en Baja California Sur, en Sonora, en Sinaloa, en Chihuahua, en Tamaulipas y también en Yucatán, y en Campeche, estamos en todo el país, estamos en más de mil municipios y nuestra gente necesita ver a sus dirigentes al frente de la siguiente etapa, que esto es (inaudible) que hacer, los dirigentes, los Consejos Estatales, los Comités Estatales, los Comités Municipales, tiene que salir a reencontrarse, a convocar a nuestros afiliados en cada territorio para decirles y comentarles esto, dialogar con ellos, ponerlos de pie, levantar el ánimo, invitarlos, darles tareas, lanzar planes, buscar precandidatos, ubicar territorios, mucho trabajo.

En segundo lugar tenemos que dirigirnos a nuestros electores, los electores son etéreos, los electores no saben... o que no están en el aire, no, también son gente de carne y hueso y tienen domicilio y credencial de elector, ya han votado por nosotros compañeros, en las buenas y en las malas, es lo que le llamaría yo, el voto más partidario, el voto más fiel, el voto que pese a lo que pase sigue diciendo yo voto PRD, yo me identifico con el PRD por muchas razones, ¿dónde está ese voto?, en los territorios.

Por cierto el 83 por ciento de ese voto está en 12 estados de la República: en Chiapas, en Tabasco, en Veracruz, en Oaxaca, en Puebla, en Guerrero, en Morelos, en el Distrito Federal, en el Estado de México, en Michoacán, en Guanajuato y en Jalisco, 12 estados de la República.

El 83 por ciento del voto en una elección intermedia que saca el PRD está en esos 12 estados, el 17 por ciento restante está en 20 estados de la República, hay estos dos niveles, hay que ir a buscar a esos electores, hay que buscarlos casa por casa, si con lemas, si con espectaculares, si con el PRD en televisión, a veces hay imagen, nada sustituye el contacto directo, porque no es lo mismo mandar a los familiares un telefonazo de felicitación o de saludos que ir a darles un abrazo personalmente a su casa.

Es lo mismo, hay que ir a buscar a esos electores, hay que darle la cara a nuestra gente, a nuestros electores, son los que nos han hecho ser lo que es el PRD, son los que podrán ayudarnos a que el PRD siga siendo un partido competitivo, un partido de causas de la población.

Son ellos, no es la dirigencia, no son las oficinas, no son los cargos legislativos es la gente. Ese es el segundo nivel, primero los afiliados, segundo nuestros electores y tercero, el resto de los electores que queremos que voten por nosotros y que (inaudible) incluso, que son tres etapas que queremos lograr perfectamente.

Y desde el Comité Nacional hasta el último comité municipal debemos tener claro cuál es nuestra tarea, y necesitamos empezando el año iniciar la precampaña de nuestros candidatos, el 10 de enero empieza, un mes después culmina, el 14 de febrero elegimos los 300 candidatos a diputados, en marzo inician las campañas de (inaudible) candidatos a gobernador, registramos en marzo candidaturas, en abril se generaliza la campaña en territorio abril y mayo en los 300 distritos con candidatos federales y candidatos locales.

Y desde enero necesitamos empezar a ver, qué intentamos para salir a tocar puertas, cómo tenemos el material y los datos para que a mí me den mis 20 que me corresponden e ir a tocar 20 casas para localizar si hay vive fulano de tal o perengano, si ahí hay cuatro gentes de las cuales (inaudible) son perredistas, de cómo puedo llamar a quienes votaron el 7 de septiembre para que nos ayuden como activistas, a quién vamos a entregarle otra lista de 20 para que vaya a tocar la puerta de 20 electores más, de cómo vamos a llevar los mensajes del PRD por escrito, un periodiquito, una hoja, un mensaje, un mensaje de su partido que debe encabezar lo que la gente está diciendo y está exigiendo en este momento, para decirlo con claridad: Necesitamos preparar el recuento del PRD en todos los territorios con su gente y con sus electores.

¿Y qué van a hacer los candidatos?, lo mismo, pero hay que multiplicar, los candidatos tienen que prepararse para una jornada intensa de trabajo desde muy temprano hasta muy noche, unos tres meses, tres meses, y todos los recursos del partido, sus recursos humanos, sus recursos materiales, sus recursos financieros escasos que habrá en el 2015 hay que colocarlos al servicio del recuento del PRD con la gente.

Y un giro que el PRD debe de dar, los cambios o se hacen drásticos o no sirven, y el PRD se prepara para un giro importante, (inaudible) más, el dinero es lo de menos, el dinero es lo de menos. Estamos trabajando para ello, estamos preparando todo, necesitamos un giro completo en la actuación, en la opinión, en las prioridades del PRD y lo vamos a dar.

Estoy seguro de que nos van a acompañar ustedes, nos van a acompañar miles de dirigentes en los estados y municipios, pero sobre todo queremos que en este giro nos acompañe la base partidaria, que la tenemos y que es muy valiosa, que es lo más valioso que tenemos en la estructura partidaria, el trabajo partidario, la que hemos construido en 25 años y a partir de ahí, ir al recuento con nuestro electorado, por eso es importante esta reunión, porque necesitamos ponernos de acuerdo, prepararnos, capacitarnos, trazar la ruta, trazar los objetivos por territorio y terminar el 20 de diciembre, yo creo que van a descansar unos 10 días, los que están pensando en hacerlo, háganlo, siempre unos 10 días con la familia, tranquilitos, tomen aire porque el primero de enero arrancamos, arrancamos simultáneamente.

En enero ya no debemos tener conflictos internos, ni en comités municipales ni en comités estatales, ni asuntos organizativos, no, sería un desperdicio; en enero ya estamos con los precandidatos en todo el país saliendo a la calle, hablando con la gente, estando en los medios de comunicación, estando en contacto con la población, convocando a nuestros compañeros en los municipios, ya estamos en otra cosa, y en febrero ya estamos eligiendo candidatos y en marzo ya estamos empezando campañas.

Y yo sé que la mayor movilización que hemos visto en los últimos 25 años, es la movilización electoral, cuando hay campañas son miles y miles y miles en todo el territorio haciendo trabajo directo.

Como me gustaría ver pronto en Iztapalapa (inaudible) lo que vimos 15 días antes del 7 de septiembre aquí en la ciudad de México, brigadas perredistas recorriendo cuadra por cuadra, acera por acera, vivimos hasta un incidente porque a veces se encontraban hasta dos brigadas tocando las mismas puertas, ¿con qué?, con la propaganda de sus planillas, con las listas de los nombres aquí, oiga ¿usted es del PRD?, sí, oiga soy la planilla tal le pido que vote por tal cosa... brigada era yo también lo tengo aquí en mi lista, no es la misma, yo también soy del PRD, (inaudible) otra familia, no, espéreme tantito yo voy primero, y la disputa era en el territorio, en la cuadra, en la acera en la puerta de la casa.

Eso que ocurrió en Iztapalapa ocurrió en muchas partes del país, por eso logramos movilizar a 2 millones 40 mil perredistas en la elección interna, hoy (inaudible) otra historia parece que nunca pasó, que pasó hace dos años, no, pasó hace menos de tres meses, el 7 de septiembre. Debemos ir a repetir eso, ahora con nuestros candidatos, sí, sí podemos, ¿podemos poner de pie al PRD?, sí, sí podemos, ¿podemos reinvincularnos con la gente?, sí podemos, depende en primer lugar de una decisión de las dirigencias nacionales, estatales y municipales, lo demás es material de mano, lo demás son pensamientos, lo demás son planes, objetivos, son metas que..., lo demás es la voluntad que le pongamos.

Este partido va a estar de pie empezando enero, este partido va a recuperar lo mejor de su historia a partir de enero, este partido va a aprovechar el capital político mayor, que es el capital humano a partir de enero, este partido se va a reconectar con la población, este partido va a recuperar su historia, este partido va a salir del arrinconamiento y de la depresión si algunos la tienen, por los acontecimientos ocurridos, va a enfrentar sus responsabilidades, va a colocarse al frente de la gente, va a luchar en los territorios por ganar Michoacán y ganar Guerrero, sus gubernaturas y ganar distritos de mayoría, va a luchar el Distrito Federal por mantener la mayoría en la Asamblea Legislativa y las jefaturas delegacionales, y va a convertirse en unas semanas, que empieza el año en el partido que hemos visto en sus mejores momentos, un partido orgulloso de lo que hemos construido, un partido preocupado por el país, un partido preocupado por la gente, un partido de oposición al gobierno, un partido (inaudible) que viva lo que la gente está diciendo en los cafés, en las casas, en las tertulias o en las calles, un partido que encabece y le dé voz a muchos que están en las calles y a muchos que no están porque tienen opiniones críticas semejantes.

Ese es el partido que necesitamos a partir de enero y espero que estos tres días nos pongamos de acuerdo en la ruta que tenemos que transitar.

Muchas gracias compañeros.